12 de agosto de 2006

INFO - XV Marcha de Luna Llena

Tal y como viene ocurriendo desde 1991, las calles de Montilla quedaron anoche desiertas con motivo de la celebración de la decimoquinta edición de la Marcha de Luna Llena, una ruta nocturna en bicicleta que recorrió algunos de los parajes más bellos de la campiña cordobesa y que contó con la participación de más de un millar de personas. Bajo la dirección del que fuera ciclista profesional del equipo Kelme, Antonio Espejo, la espectacular caravana formada por cerca de 1.300 ciclistas de todas las edades partió a las 22.00 desde el pabellón municipal de deportes, para completar un trayecto urbano a través de la avenida de Andalucía y de las calles Puerta de Aguilar, Corredera, José de los Ángeles, Gran Capitán, La Feria, avenida del Marqués de la Vega de Armijo y Julio César.

Socios de Jóvenes Aventureros, antes del inicio de la Marcha - BELLIDO

Tras el recorrido por las calles más céntricas de la localidad, la espectacular caravana ciclista –seguida por una gran flota de vehículos todoterreno, ambulancias de Cruz Roja y patrullas de Protección Civil y de la Policía Local- se sumergieron en la aparente oscuridad de los caminos montillanos, excepcionalmente iluminados por una gran luna llena que parecía tocar la espadaña de la parroquia de Santiago. Fue en torno a las once de la noche cuando los aguerridos ciclistas comprobaron lo hermoso que es pasear en bicicleta bajo la luz de la luna, con la majestuosa imagen del castillo de El Gran Capitán iluminando una de las faldas de la localidad.

La Marcha salió del Pabellón Municipal de Deportes - BELLIDO

Después de pasar por la fuente de El Piojo y por las canteras de Descansavacas, la serpiente multicolor alcanzó la Vereda de los Limones, lugar en el que se concentran numerosos vecinos que, durante los meses estivales, migran al campo para escapar del bullicio de la ciudad. Tras un rápido refrigerio, el pelotón continuó incansable su trayecto por el camino de El Cuadrado, hasta alcanzar el paraje de Cañalerma, el lugar que desde el pasado año acoge el momento más agradecido por los 1.300 integrantes de esta caravana cicloturista. En esa zona, y a lo largo de una hora, los participantes compartieron bocadillos y refrescos, dando lugar a estampas que difícilmente se repiten durante el año. Y es que, el colectivo promotor de la actividad, la Asociación Jóvenes Aventureros, volvió a escoger la zona de Cañalerma para que la convivencia intergeneracional volviera a ser una realidad en Montilla.

La convivencia intergeneracional es uno de los alicientes de la actividad - BELLIDO

Al abrigo de los inmensos eucaliptos que protegen este paraje natural de los rigores veraniegos, los más jóvenes compartieron charla y comida con ciclistas que le aventajaban un lustro y que, sin embargo, pedalearon con el mismo brío que un zagal. Por eso, el alma mater de esta marcha nocturna, el empresario montillano Antonio Espejo, quiso destacar “la importante presencia familiar en esta actividad, que congrega a padres y a hijos en torno a un deporte tan sano como es el ciclismo”. De hecho, ver a progenitores y pupilos compartiendo una velada en bicicleta por los parajes más bellos de la comarca constituye una estampa que se repite cada año. “El buen ambiente que se respira convierte la Marcha en uno de los acontecimientos deportivos más esperados del año”, señaló Antonio Espejo.

Victorio Domínguez junto al presidente de Jóvenes Aventureros, Emilio Polonio - BELLIDO

Entre los numerosos participantes, la XV Marcha de Luna Llena contó con la presencia del coordinador provincial de Los Verdes, Victorio Domínguez, quien no quiso perderse una de las actividades en la naturaleza más concurridas de la provincia.

No hay comentarios: