28 de junio de 2006

INFO - Rumeu de Armas

Antonio Rumeu de ArmasTan sólo unos días después de la desaparición del profesor Antonio Beltrán, la Asociación Jóvenes Aventureros tiene que volver a lamentar la pérdida de uno de sus colaboradores más ilustres:el veterano historiador Antonio Rumeu de Armas, fallecido en Madrid el 9 de junio. El inexorable paso del tiempo le situó en ese estamento que el llamaba el rincón de los eméritos, algo que no minó ni un ápice su vocación y empeño por el estudio de las aportaciónes españolas a la Historia de América. Aunque pasó la mayor parte de su vida en Madrid, su mirada siempre estuvo puesta en las Islas Canarias, a las que dedicó gran parte de sus trabajos históricos. Por ello, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, José Manuel Soria, ha definido a Rumeu de Armas como "uno de los elegidos del archipiélago", en la medida en que "no poco de lo que la comunidad científica internacional sabe de las Islas lo ha conocido gracias a él". Su extensa trayectoria bibliográfica y el elevado número de reconocimientos a su trabajo culminó en 1986, cuando fue elegido director de la Real Academia de la Historia, cargo que desempeñó hasta 1989 y que volvería a ocupar en 1995 en una segunda etapa iniciada tras la muerte de su antecesor, el arabista Emilio García Gómez. Perteneció también a las academias de México, Argentina, Perú, Colombia y Chile.

Rumeu de Armas nació en Santa Cruz de Tenerife el 18 de enero de 1912. Salió de la isla con tan solo 15 años, momento en el que inició una trayectoria de bagaje intelectual y académico extraordinario. Se licenció en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid, donde se doctoró en Derecho y fue catedrático de Historia de España en la Edad Moderna, magisterio que desempeñó con anterioridad en las universidades de Barcelona y Granada.

Colaborador de la revista La Expedición, editada por la Asociación Jóvenes Aventureros, destacó por sus clases en la Universidad Georgetown de Washington, un centro especializado en estudios internacionales. Toda su producción se ha centrado en la historia de América, de la ciencia y de los acontecimientos ocurridos en el Atlántico, con especial atención a las islas afortunadas.

Antonio Rumeu de ArmasSus estudios le llevaron a dirigir el Instituto Jerónimo Zurita y a trabajar para la Escuela de Guerra Naval y la Escuela Diplomática. Entre los galardones que recibió por su vasta trayectoria, figuran el Premio Marvá y el Premio Antonio Nebrija del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. En 1955, consiguió el Premio Nacional de Literatura. También fue galardonado con el Premio de las Letras de Barcelona y fue investido doctor Honoris Causa por las dos universidades canarias.

Reconocido además por su apoyo a nuevos investigadores, está ligado a uno de los premios más importantes en esta materia, los Premios Antonio Rumeu de Armas a la Investigación Histórica. "Hoy día hay una generación muy buena de historiadores, y el nivel cultural de Canarias está como no había estado jamás. Cuando era joven, en La Laguna salía un libro cada diez años. Era una vida precaria, muy pobre", había comentado en una entrevista. Su obra se ha convertido en imprescindible a la hora de estudiar la historia de las costas africanas, mediante los dos tomos de su España en el África Atlántica, o la historia del archipiélago con El obispado de Telde, La conquista de Tenerife o los cinco tomos de Piraterías y ataques navales contra las Islas Canarias, que en su segunda edición, fechada en 1991, se tituló Canarias y el Atlántico.

No hay comentarios: