25 de mayo de 2006

INFO - Dos décadas de aventura

El año en que la Ruta alcanzó la mayoría de edad, Viviana González, expedicionaria en aquel viaje de 2004, escribió en su diario: "Hay historias que aparecen escritas en los libros; hay otras que son narradas por nuestros abuelos y hay historias que se viven y se sienten, como ésta, de la cual somos hoy los protagonistas". Las palabras de Viviana no envejecen ni pierden su valor primigenio porque podrían haber estado en boca de cualquier rutero. Las palabras de Viviana se titulaban La pluma de los sueños. Y ahora presiden una de las áreas de la exposición 20 años de Ruta Quetzal BBVA, proyecto que creó Miguel de la Quadra-Salcedo en 1979 por sugerencia del Rey Juan Carlos.

Fuente: ELMUNDO.ES

En la inauguración de la muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 16 de julio en la Sala de Exposiciones BBVA, participaron el presidente de la entidad bancaria, Francisco González; el rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa; la directora de RTVE, Carmen Caffarel; el secretario general de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Enrique Iglesias y el alma mater de este viaje iniciático, Miguel de la Quadra-Salcedo, un gentleman con porte quijotesco y bigote de explorador decimonónico.

Y es que sorprende que hable de Miguel de la Quadra como director de la Ruta, porque nada de este particular cosmos hubiera sido igual sin su trabajo y sin su experiencia. El propio presidente del BBVA, Francisco González, reconoció que en 1996, cuando llegó a la entidad, "tuvimos la tentación de cortar el programa por los costes". Al final, "hablamos con Miguel y nos convenció de que era bueno para todos, gente y banco", añade.

El Universo Quetzal

El recorrido por los 20 años de este universo Quetzal está vertebrado en torno a dos grandes temas: las actividades que caracterizan a la Ruta y las cuatro áreas de su programa académico (Historia, Antropología, Arqueología y Medio Ambiente). Y para casi todo hay hueco: desde las crónicas de periodistas que han seguido la Ruta hasta un mapa con 20 bolas del mundo, que describen los itinerarios y países visitados en cada edición.

La exposición se apoya en ordenadores y medios audiovisuales que muestran las mejores imágenes de las diferentes ediciones. También hay espacio para los trabajos más ingeniosos de los expedicionarios: cajas, pinturas, collages, maquetas, esculturas, marionetas, cerámicas... Obras que miran hacia la cultura amerindia con la vitalidad y el ingenio de la juventud.

Fuente: ELMUNDO.ES

No era extraño encontrar en la marea de fotógrafos, periodistas y cámaras de televisión a antiguos expedicionarios. Blanca, que participó en la Ruta en 2005, confesaba que había hecho una pausa en el estudio de la Selectividad para venir a ver la exposición. Miraba con la sonrisa-caparazón de la nostalgia el panel donde se mostraba las instantáneas ganadoras de los concursos de fotografía que se organizan para los chicos durante el viaje. Ella había presentado a concurso su diario. Pero no pudo ser, aunque, quién sabe, quizá dentro de unos años vuelva a la Ruta, esta vez como monitora.

No hay comentarios: