19 de enero de 2006

INFO - Ruidos

La Asociación Jóvenes Aventureros manifestó anoche durante una reunión del Consejo Asesor de Salud y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Montilla la necesidad de elaborar de manera urgente un Mapa de Ruidos que detecte las principales fuentes de contaminación acústica en la ciudad, considerada la más ruidosa de la provincia de Córdoba.

El escape libre de las motocicletas genera muchos decibelios

Para el presidente de la Asociación Jóvenes Aventureros, Emilio Polonio, “el ruido es el problema ambiental que más preocupa a los montillanos, de ahí que sea necesario ponerle remedio cuanto antes”. En ese sentido, el representante del colectivo ecologista manifestó la necesidad de “elaborar un estudio que permita conocer las causas por las que Montilla es la tercera ciudad más ruidosa de España, y así poder plantear soluciones eficaces y a corto plazo”.

En Montilla no disponemos de estudios ni datos analíticos concluyentes acerca de la calidad acústica, aunque evidentemente, el ruido que nos afecta procede sobre todo del tráfico y de las actividades lúdicas y de ocio nocturno”, denunció Polonio, para quien es preciso “determinar cuanto antes si existen zonas acústicamente saturadas en la localidad”.

Por otra parte, Emilio Polonio manifestó la necesidad de aprobar una Ordenanza Municipal sobre Ruidos e instó a la Policía Local a que “se muestre más vigilante con los ciclomotores pues, a fin de cuentas, son los principales emisores de decibelios en nuestra localidad”. Para Polonio, “la ineficacia de las actuales sanciones por ruido, sobre todo las que conciernen a los más jóvenes, es patente, ya que son los padres los que terminan haciendo frente a éstas”. De esta manera, el portavoz de Jóvenes Aventureros propuso a las autoridades municipales una “reforma del régimen sancionador que contemple, además de la multa económica, algún tipo de prestación de carácter social”.

Los ciclomotores son una importante fuente de contaminación acústica - FORGES

Según Polonio, “las distintas normas jurídicas que regulan la contaminación acústica reconocen como hecho constatado que el exceso de ruido produce efectos nocivos sobre la salud de las personas”. Así, a los efectos psicológicos tales como el nerviosismo, la ansiedad o el estrés, se unen los fisiológicos, que consisten en alteraciones del sueño, metabolismo, sistema nervioso central, sistema neurovegetativo o circulatorio. “Todos estos efectos se ven reflejados en la vida diaria de las personas afectadas, ya que originan alteraciones en el cumplimiento de las tareas diarias, así como un empobrecimiento de la vida familiar”, denunció el presidente de Jóvenes Aventureros, quien destacó que “a tenor de estos datos, la contaminación acústica que sufrimos en Montilla no es ya sólo un problema ambiental grave sino una cuestión de salud pública”.

Un problema ambiental y económico

Para el presidente de la Asociación Jóvenes Aventureros, “la contaminación acústica no sólo produce graves impactos en la salud física y psíquica de las personas o en sus relaciones vecinales, sino que afecta directamente al valor patrimonial de la vivienda acústicamente saturada”. En ese sentido, el representante del colectivo ecologista destacó el gran número de viviendas en venta que pueden encontrarse en el centro de Montilla. “No hay más que darse una vuelta por las zonas que sufren cada fin de semana los efectos de la movida juvenil y comprobar el gran número de viviendas en venta que hay”, denunció Polonio, quien resaltó que “precisamente por la incidencia negativa del ruido, estos inmuebles se venden por mucho menos del precio de mercado”.

No hay comentarios: