20 de agosto de 2005

XIV MARCHA DE LUNA LLENA

Niños y mayores participaron en la Marcha - BELLIDOMás de un millar de personas formaron parte en la noche de ayer de un impresionante pelotón generacional, comandado por el que fuera ciclista profesional del equipo Kelme, Antonio Espejo Ruz. El pabellón municipal de deportes acogió la salida de una espectacular caravana formada por 1.200 ciclistas de todas las edades y por una gran flota de vehículos todoterreno, ambulancias de Cruz Roja Española y patrullas de Protección Civil y de la Policía Local.

La experiencia adquirida en las trece ediciones anteriores y la intervención en la organización de la asociación internacional de Jóvenes Aventureros, fueron el mejor reclamo para las numerosas familias que quisieron compartir una peculiar velada sobre ruedas. Tras recorrer la avenida de Andalucía y las calles Puerta de Aguilar, Fernández y Canivell, Escuelas, Capitán Alonso de Vargas, Felipe IV, Santa Brígida y Julio César, los participantes en la Marcha de Luna Llena tomaron el empinado camino que conduce hasta la Fuente Nueva.

La Marcha salió desde el Pabellón Municipal de Deportes - BELLIDO

Fue en torno a las once de la noche cuando los aguerridos ciclistas comprobaron lo hermoso que es pasear en bicicleta bajo la luz de la luna, con la majestuosa imagen del castillo del Gran Capitán iluminando una de las faldas de la localidad. Después de pasar por la fuente de El Piojo y por las canteras de Descansavacas, la multitudinaria caravana alcanzó la Vereda de los Limones, lugar en el que se concentran numerosos vecinos que, durante los meses estivales, migran al campo para escapar del bullicio de la ciudad.

El avituallamiento se estableció en Cañalerma - BELLIDO

El pelotón continuó incansable su trayecto por el camino de El Cuadrado, acondicionado previamente por operarios del Ayuntamiento, que procuraron eliminar baches y regar los tramos más polvorientos. Pero sin duda, fue Cañalerma el lugar que refugió el momento más agradecido por los 1.200 integrantes de esta caravana cicloturista. A lo largo de una hora, los participantes compartieron bocadillos y refrescos, dando lugar a estampas que difícilmente se repiten durante el año. Y es que, por vez primera, la Asociación Jóvenes Aventureros escogió el paraje de Cañalerma para que la convivencia intergeneracional volviera a ser una realidad en Montilla. Al abrigo de los inmensos eucaliptos que coronan el lugar, los más jóvenes disfrutaban del avituallamiento compartiendo charla con ciclistas que le aventajaban un lustro y que sin embargo, pedalearon con el mismo brío que un zagal.

Numerosos jóvenes participan en la actividad - BELLIDO

El promotor de esta marcha nocturna, Antonio Espejo, destacó “la importante presencia familiar en esta actividad, que congrega a padres y a hijos en torno a un deporte tan sano como es el ciclismo”. De hecho, es ya una imagen habitual de la Marcha de Luna Llena, ver a progenitores y pupilos compartiendo una velada en bicicleta, por los parajes más bellos de la comarca. “El buen ambiente que se respira convierte la Marcha en uno de los acontecimientos deportivos más esperados del año”, señaló Antonio Espejo que volvió a encabezar un gigantesco pelotón que dejó desiertas las calles de la localidad por unas horas.

La Marcha dejó desiertas las calles de Montilla - BELLIDO

La decimocuarta edición de la Marcha de Luna Llena concluyó en torno a las 1.45 de la madrugada en las inmediaciones del pabellón municipal de deportes. En los caminos de la localidad quedó una vez más la aventura compartida. En la retina de los más mayores, la nostalgia de la niñez perdida, levemente recuperada. En el recuerdo de los más jóvenes, quedó sin embargo una incomparable velada nocturna que, si nada lo impide, repetirán el año próximo. Y van quince.

No hay comentarios: