13 de julio de 2005

INFO - El agua no es potable

La Junta de Andalucía dio ayer instrucciones claras a los más de 250.000 vecinos que residen en el sur de la provincia de Córdoba, al objeto de que no consuman agua del grifo en los próximos días. La razón no es otra que la detección en el pantano de Iznájar de terbutilazina, un plaguicida utilizado en el cultivo del olivar que se ha encontrado en mayores dosis de las permitidas por la legislación sanitaria. La orden partió de la Delegación Provincial de Salud que, al mediodía de ayer, comunicó a los Ayuntamientos de la zona la necesidad de prohibir el consumo de agua de la red general, incluso para ser utilizada en la preparación de alimentos.

El pantano de Iznájar es el mayor de Andalucía

Los municipios afectados por la prohibición de consumir agua son Aguilar de la Frontera, Almodóvar del Río, Benamejí, el núcleo de las Huertas Bajas en Cabra, Castro del Río, Encinas Reales, Espejo, Fernán Núñez, la entidad local de Fuente Carreteros, Fuente Palmera, Guadalcázar, La Carlota, La Rambla, La Victoria y Lucena. También está prohibido el consumo de agua en Montalbán, Montemayor, Montilla, Monturque, Moriles, Nueva Carteya, Palenciana, Puente Genil, San Sebastián de los Ballesteros, Santaella y el municipio malagueño de Cuevas de San Marcos, que también se abastece de este embalse.

Salud prohíbe el consumo de aguaLa Empresa Provincial de Aguas (Emproacsa) recogió el pasado 4 de julio una muestra en dos puntos diferentes del pantano: la estación de bombeo y la salida del depósito de Casilla del Monte. Los resultados, que no llegaron a la Delegación de Salud hasta ayer, confirmaron que se superaban los límites de pesticida establecidos por la normativa andaluza.

No hay comentarios: