26 de julio de 2005

INFO - Con alevosía

El herbicida que obligó a prohibir el consumo de agua potable en los 25 municipios que beben del pantano de Iznájar se detectó siete meses antes de que la Consejería de Salud ordenara una restricción que duró cinco días. Un análisis encargado por el Ayuntamiento de Montilla a los laboratorios TCAL descubrió en diciembre de 2004 la presencia de residuos de plaguicidas en una muestra tomada el 15 de octubre en su red de baja, concretamente 0,15 microgramos de terbutilacina por cada litro de agua potable.

Algunos vecinos se abastacen de fuentes - BELLIDO

Sin embargo, un segundo análisis, que se realizó a la salida de los depósitos municipales, descartó la presencia de este ya famoso herbicida. Según el informe sobre la crisis del pantano de Iznájar presentado durante el Consejo de Administración de la Empresa Provincial de Aguas (Emproacsa) de ayer, el Ayuntamiento de Montilla remitió un escrito para conocer si esta situación se había repetido en otras poblaciones.

No hay comentarios: