26 de julio de 2005

INFO - Con alevosía

El herbicida que obligó a prohibir el consumo de agua potable en los 25 municipios que beben del pantano de Iznájar se detectó siete meses antes de que la Consejería de Salud ordenara una restricción que duró cinco días. Un análisis encargado por el Ayuntamiento de Montilla a los laboratorios TCAL descubrió en diciembre de 2004 la presencia de residuos de plaguicidas en una muestra tomada el 15 de octubre en su red de baja, concretamente 0,15 microgramos de terbutilacina por cada litro de agua potable.

Algunos vecinos se abastacen de fuentes - BELLIDO

Sin embargo, un segundo análisis, que se realizó a la salida de los depósitos municipales, descartó la presencia de este ya famoso herbicida. Según el informe sobre la crisis del pantano de Iznájar presentado durante el Consejo de Administración de la Empresa Provincial de Aguas (Emproacsa) de ayer, el Ayuntamiento de Montilla remitió un escrito para conocer si esta situación se había repetido en otras poblaciones.

17 de julio de 2005

REPORTAJE - Peligro, agua

Terbutilazina. Ése es el nombre del plaguicida que ha tenido en jaque a más de 200.000 habitantes del sur de la provincia de Córdoba. El pasado martes, el alcalde de Montilla, Antonio Carpio (IU), era el encargado de dar la voz de alarma tras recibir una comunicación de la Delegación Provincial de Salud de la Junta de Andalucía, mediante la que se confirmaba que los niveles de plaguicidas en el agua embalsada en el pantano de Iznájar eran superiores a los permitidos.

En efecto, unos análisis realizados por la Empresa Provincial del Agua (Emproacsa) el pasado 4 de julio, determinaron que los residuos de productos fitosanitarios en el mayor embalse de Andalucía eran superiores a los permitidos. Con ocho días de retraso, las autoridades sanitarias decretaban la prohibición de consumir agua de la red general en dos docenas de pueblos cordobeses, así como en el malagueño de Cuevas Bajas. Y a partir de ahí, el caos.

Los supermercados vendieron sus reservas de agua

En cuanto los vecinos tuvieron conocimiento de que el agua que salía por sus grifos estaba contaminada por un herbicida empleado para combatir las plagas del olivar, se preocuparon de llenar sus despensas con botellas y botellas de agua mineral. Por si acaso. Al mismo tiempo, algunos ayuntamientos de municipios que ni tan siquiera cuentan con una gran superficie comercial, tenían que valerse de soluciones de emergencia, como el abastecimiento mediante camiones cisterna o el suministro de algunos pozos. No obstante, una de las estampas más comunes que a lo largo de esta semana ha podido contemplarse en el sur de la provincia de Córdoba, ha sido la del éxodo hacia los abrevaderos y manantiales públicos.

Muchos vecinos acudieron a las fuentes de la zona - BELLIDO

Como antaño, miles de ciudadanos han vuelto a abastecerse de las innumerables fuentes que minan los acuíferos de esta comarca, haciendo caso omiso a las indicaciones claras y precisas de las autoridades sanitarias, que advierten que el agua de estos manantiales naturales tampoco es potable. Y es que, para muchos vecinos de la provincia de Córdoba, acudir semanalmente a una fuente o un manantial constituye un auténtico rito ancestral que se repite desde el origen de los tiempos. De nada sirven las indicaciones de expertos que aseguran que todos los acuíferos y la zona freática de la comarca, están contaminados.

Las desgracias nunca vienen solas

Las desgracias nunca vienen solas. Quizás porque algunos intentan sacar la máxima tajada posible incluso en las circunstancias más adversas. Y es que a la incomodidad que supone depender del agua envasada para el consumo y la preparación de alimentos, se ha sumado la picaresca de algunos comerciantes que, aprovechando la fuerte demanda, han decidido subir considerablemente el precio del litro de agua.

Tal y como denunció el coordinador provincial de Los Verdes, Victorio Domínguez, “tras la alarma generada, y mientras se agotaban los suministros de agua mineral, muchos establecimientos del sur de la provincia decidieron doblar el precio del producto”. Para Domínguez, “es triste que a los vecinos sólo nos dejen la posibilidad de comprar lo que nos venden como agua embotellada, ya que tampoco es posible abastecerse de alguna fuente o de cualquier abrevadero, dado que también están contaminados”. Para el representante provincial de Los Verdes, “la situación vivida esta semana en Córdoba pone de manifiesto el futuro que se nos avecina en toda Andalucía”.

Fuente de Cañalerma, también contaminada - BELLIDO

Desde los colectivos ecologistas se viene culpando de esta situación a los sistemas intensivos de cultivo. “La mayoría de los productos químicos son potencialmente muy peligrosos, ya que pueden interferir en los sistemas hormonales de animales y humanos”, asegura Victorio Domínguez, quien destaca que “muchos de estos elementos tienen efectos que no son inmediatamente visibles, aunque se van acumulando lentamente en nuestro cuerpo”. En ese sentido, el representante de Los Verdes sostiene que “está científicamente probada la relación directa de los productos químicos con el cáncer, las alergias, los problemas reproductivos o las malformaciones congénitas en fetos”. En ese sentido, Domínguez manifiesta la necesidad de que “la industria química asuma el coste por los daños que provocan en la salud y en el medio ambiente”.

13 de julio de 2005

INFO - El agua no es potable

La Junta de Andalucía dio ayer instrucciones claras a los más de 250.000 vecinos que residen en el sur de la provincia de Córdoba, al objeto de que no consuman agua del grifo en los próximos días. La razón no es otra que la detección en el pantano de Iznájar de terbutilazina, un plaguicida utilizado en el cultivo del olivar que se ha encontrado en mayores dosis de las permitidas por la legislación sanitaria. La orden partió de la Delegación Provincial de Salud que, al mediodía de ayer, comunicó a los Ayuntamientos de la zona la necesidad de prohibir el consumo de agua de la red general, incluso para ser utilizada en la preparación de alimentos.

El pantano de Iznájar es el mayor de Andalucía

Los municipios afectados por la prohibición de consumir agua son Aguilar de la Frontera, Almodóvar del Río, Benamejí, el núcleo de las Huertas Bajas en Cabra, Castro del Río, Encinas Reales, Espejo, Fernán Núñez, la entidad local de Fuente Carreteros, Fuente Palmera, Guadalcázar, La Carlota, La Rambla, La Victoria y Lucena. También está prohibido el consumo de agua en Montalbán, Montemayor, Montilla, Monturque, Moriles, Nueva Carteya, Palenciana, Puente Genil, San Sebastián de los Ballesteros, Santaella y el municipio malagueño de Cuevas de San Marcos, que también se abastece de este embalse.

Salud prohíbe el consumo de aguaLa Empresa Provincial de Aguas (Emproacsa) recogió el pasado 4 de julio una muestra en dos puntos diferentes del pantano: la estación de bombeo y la salida del depósito de Casilla del Monte. Los resultados, que no llegaron a la Delegación de Salud hasta ayer, confirmaron que se superaban los límites de pesticida establecidos por la normativa andaluza.

12 de julio de 2005

INFO - Otro recinto ferial

La Asociación Jóvenes Aventureros ha vuelto a solicitar al Ayuntamiento de Montilla un espacio alternativo para ubicar la Feria en honor a San Francisco Solano que, desde 1990, se viene celebrando en el Parque Enrique Tierno Galván, junto al antiguo trazado de la travesía de la carretera Nacional 331. Tal y como denunció el presidente del colectivo ecologista, Emilio Polonio, “el emplazamiento actual de la Feria no es el más apropiado, tanto por su reducido espacio, como por el grave daño ambiental que ocasiona”.

El recinto ferial ocupa parte del parque - BELLIDO

Por segundo año consecutivo, Jóvenes Aventureros ha presentado al Pleno de la Corporación Municipal un escrito en el que se denuncian los importantes daños ambientales que ocasiona en el Parque Tierno Galván la celebración de un evento como la Feria. “A pesar de los esfuerzos que realiza el Ayuntamiento por limpiar y adecentar el parque, son evidentes los destrozos que se registran en plantas y árboles”, señaló Emilio Polonio, quien lamentó además que “la mayor zona verde de la localidad tenga que soportar a lo largo de toda una semana unos niveles extremos de contaminación acústica, lumínica y residual”.

Restos de basura días antes de la Feria - BELLIDO

Desde la asociación se ha denunciado también el incumplimiento de la promesa electoral planteada por Izquierda Unida en 1995, acerca del actual emplazamiento de la Feria. La formación que gobierna el Ayuntamiento montillano se comprometió en su programa electoral a ubicar la Feria de El Santo en un lugar distinto. Sin embargo, y según manifestó Polonio, “la cesión de unos terrenos aledaños al parque Tierno Galván para la construcción de la plaza de toros, indica claramente que el equipo de gobierno no tiene pensado cambiar la Feria de sitio, pues una de las condiciones impuestas por los promotores del coso es que se ubicara junto al recinto ferial”. En ese sentido, el portavoz ecologista denunció “la falta de sensibilidad para con el medio ambiente que está demostrando el equipo de gobierno de IU que, a pesar de autodenominarse ‘verde’, sigue mostrándose incapaz de recuperar para Montilla el mayor parque de la localidad”.

Un gran número de vehículos transitan por la zona - BELLIDO

Por otra parte, Jóvenes Aventureros ha destacado la falta de espacio del actual emplazamiento, lo que en las últimas ediciones de la Feria ha provocado que algunas asociaciones no hayan podido instalar casetas, a pesar de haberlo solicitado. “Montilla merece un recinto ferial más grande y que esté dotado de todos los servicios necesarios para el engrandecimiento de una fiesta de esta magnitud”, dijo el presidente de la asociación, quien destacó que “con un emplazamiento mayor y mejor dotado, se estaría procurando además un mayor esplendor a la feria más importante de la localidad”.

9 de julio de 2005

EN RUTA - Adios Perú, adios

La Ruta Quetzal BBVA, el proyecto cultural y científico que cada año une a más de 300 jóvenes, de entre 16 y 17 años de ambas orillas del Atlántico abandona ya la aventura peruana en la que ha se ha sumergido las últimas tres semanas y vuela este fin de semana a Madrid. En España, los jóvenes rendirán homenaje a Cervantes en su ciudad natal, Alcalá de Henares, y recorrerán en La Mancha algunos de los parajes en los que el escritor ambientó su inmortal Don Quijote. Tras la tradicional recepción con los Reyes, los jóvenes viajarán al País Vasco y concluirán su aventura frente al Museo Guggenheim de Bilbao.

Los expedicionarios se despidieron ayer de Perú - CUESTA

En Perú, durante la primera semana de Ruta, tras conocerse en Iquitos, los jóvenes tuvieron ocasión de navegar el río Amazonas y visitar la reserva natural de Pacaya Samiria, la más importante de la selva peruana. También rindieron homenaje al cartógrafo y estadista español Francisco de Requena y, en un emocionante acto, felicitaron a distancia al Rey de España por su santo.
[más]

8 de julio de 2005

EN RUTA - De vuelta a Lima

La Ruta Quetzal BBVA, el proyecto cultural y científico que cada año une a más de 300 jóvenes, de entre 16 y 17 años de ambas orillas del Atlántico regresa a Lima, la ciudad de los Reyes fundada por Pizarro el 6 de enero de 1535, después de un periplo por la selva y la sierra peruanas. Hasta el día 8, los muchachos conocerán la capital del país, sus alrededores y los museos de Antropología, Historia y Arqueología.

Miguel de la Quadra se incorpora a la Ruta - CUESTA

En los últimos días los expedicionarios han cruzado la cordillera de Huancavelica y han visitado las excavaciones mineras de Castrovirreyna donde aún se llevan a cabo extracciones de mineral de plata, oro, zinc y cuarzo a 4.800 metros de altitud. También han conocido, Ayacucho, en cuyos alrededores se libró en 1824 la histórica batalla que decidió la independencia de las colonias españolas en América.
[más]

2 de julio de 2005

OPINIÓN - La lucha por la vida

Mapa de Piura, en la República del PerúUna vez más, y van ni se sabe cuántas. Para cuando estemos celebrando la feria del patrón San Francisco Solano, el fraile del violín, en las tallas barrocas de las sierras andinas, los últimos descendientes de los andaluces –cordobeses muchos de ellos- que prefirieron afincarse en las tierras altas de Piura junto con los últimos descendientes de los guayacundos -que las habitaban desde tiempo inmemorial-, se disponen a protestar de forma pacífica por el expolio del que van a ser objeto. Una vez más, y van ni se sabe cuántas, los intereses de las multinacionales se van a imponer sobre el más elemental derecho de los seres vivos: el derecho a seguir estando vivos. Ni siquiera cabe hablar del derecho de los campesinos a seguir cultivando las tierras de sus antepasados, porque lo que está en juego es mucho más serio, incluso, que la alimentación de unos cuantos miles de personas que habitan las tierras altas de Huancabamba.

Lo que está en juego esta vez es la supervivencia del propio territorio piurano, susceptible de convertirse en un desierto como lo es toda la franja costera peruana. La compañía minera que está intentando explotar la cuenca del Río Blanco va a extraer varios metales, fundamentalmente cobre y molibdeno pero, a cambio, va a envenenar los acuíferos que abastecen los grandes ríos que riegan el norte peruano, el Chira y el Piura, y una de las fuentes del Amazonas. Estarán envenenados mientras se secan definitivamente, claro, cosa que sucederá con bastante rapidez.

Una compañía quiere explotar la cuenca del río Blanco

La explotación de estos minerales supone, necesariamente, la destrucción de uno de los ecosistemas más ricos y delicados que se encuentran en la montaña andina: el bosque tropical de neblina, que es el que abastece de agua toda la cuenca, “ordeñando las nubes”. Los vientos procedentes del océano Pacífico, cargados de humedad, entran por las tierras bajas de Sullana y avanzan hasta la sierra de Ayabaca y Huancabamba, donde, por convección, y al entrar en contacto con la masa arbórea de los cerros, se condensa en una espesa neblina que deposita todas las aguas que luego riegan los fértiles valles próximos a la costa. El Río Blanco es uno de los muchos que nacen en esta sierra que es la divisoria de aguas entre el Atlántico y el Pacífico. Un ejemplo: en el Apu Shaire, uno de los cerros, nacen ocho ríos: cuatro de ellos corren hacia un océano, hacia la cuenca del Amazonas, y los otros cuatro corren hacia el Chira y el Piura.

El Río Blanco nace en la sierra de Ayabaca y HuancabambaEn estos bosques hay especies arbóreas a las que la Humanidad debe tanto como la vida, como es el árbol de la quina, en peligro de extinción, pero que a partir de los existentes en estas zonas se podría recuperar. Hay varios centenares de plantas medicinales. Hay animales tan extraños como pueda ser el tapir de montaña: la sachabaca. O tan tiernos como el majaz, bicho raro que parece sacado de una película de dibujos animados. Tan imponentes como el puma o el oso de anteojos. Aves como la pavita aliblanca. Se encuentran helechos arborescentes como los que hemos visto sólo en las láminas que intentan darnos idea de lo que fue la Era Primaria. Hay musgos de 15 cm de altos. Campos enteros de orquídeas. Millones de mariposas de casi cualquier color. Como decían los viejos socialistas y anarquistas, "sólo la belleza de las montañas justifica su existencia y su conservación, no hace falta más". Pero en este caso hay además una economía alrededor de ellas. Es el medio de vida de una población muy abundante, que ya de por sí vive en la miseria, pero a la que hay que ayudar a salir de ella, no aplicarles la eutanasia por envenenamiento del agua o por muerte natural, porque es natural que si les pegan un tiro se mueran, como ya ha sucedido.

Es además, una población muy antigua. Los campos de ruinas que hay en toda la zona hablan de lugares poblados desde cientos de años antes de la llegada de sus habitantes actuales, de piel tostada y ojos claros que tienen niños rubios a los que duermen con romances viejos cuyos protagonistas son el Cid, los moros, los caballeros de la Tabla Redonda. Sí, ellos cuentan que las ruinas de los alrededores son “de tiempos de los moros” y guardan tesoros encantados.

El chamanismo tiene su lugar sagrado en estas tierras

Es una zona de gran tradición espiritual. El chamanismo, reminiscencia de los antiguos pobladores mezclada con las tradiciones brujeriles andaluzas y sincretizadas con vestigios de la religión cristiana, tiene su lugar sagrado en las Huaringas, las lagunas donde tantas personas van a buscar la sanación del cuerpo y el alma. De allí se sale, como mínimo, con la impresión de la real importancia del ser humano sobre La Tierra. Sobrecoge el paisaje, el agua, la presencia del chamán, hasta el punto de que el escalofrío que recorre la espalda no se sabe a qué atribuirlo.

Y es también, hay que decirlo, la tierra de gentes acostumbradas a pelear por lo suyo. No van a dejar que los envenenen y los destruyan sin defenderse, sin luchar por su vida. Como personas razonables que son, han iniciado un proceso de reclamación pacífica.

La minera no está por la labor de retirarse. El gobierno no está por la labor de defender a su gente frente a las multinacionales. Y mucho menos, si son campesinos que ni siquiera existen legalmente –hay muchos casos de indocumentados- porque se han ocupado de que no puedan inscribirse en ningún registro. Las comunidades campesinas defienden sus derechos y los de sus descendientes.

Es necesario devolver a la Naturaleza lo que nos ha dado

A nosotros nos toca dar a conocer el problema, para que se pueda solucionar de manera pacífica. Para que no se llegue a las manos, o a los machetes. Para que el derecho a la vida sea mucho más que una letra muerta sobre un papel mojado que llena la boca de todos los políticos. Para que las montañas no necesiten más justificación que su propia belleza para seguir vivas. Para que podamos devolver a la Naturaleza lo que hemos recibido de ella. Para que no tengamos que comprobar, después de haber destrozado todo árbol, río, pez y animal de pelo o pluma, que el oro, o el cobre, o el molibdeno... no son comestibles ni quitan la sed.

Pepa Polonio Armada
Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Montilla